Movimiento Consciente

Movimiento Consciente es un espacio abierto a la experiencia artística y el desarrollo humano, un espacio creativo y relacional, en el que, a través de la música, el movimiento y la interacción grupal exploramos territorios interiores y exteriores para crecer, sanar y crear...

El trabajo en grupo y a lo largo de un proceso propicia un camino de profundización en nuestras necesidades individuales en un entorno de confianza, respeto y cuidado, al ritmo que cada uno precisa.

¿Nuestro propósito? Tocar la vida, la alegría, el goce, las emociones profundas ancladas en nuestras vidas, la creatividad, el instinto, entrar en contacto pleno con nosotr@s mism@s hasta el nivel más profundo de nuestro ser.

A través de la biodanza, el movimiento auténtico, la danza libre y otras dinámicas, exploramos nuestro cuerpo, nuestras emociones, nuestra mente y nuestro espíritu...

¿Qué es biodanza?

Biodanza es un sistema de expresión y desarrollo personal basado en la integración de movimiento, música y expresión corporal, emocional y relacional, vivenciado en un entorno grupal.

A través de sesiones de música y movimiento autoexpresivo, se exploran los patrones y tendencias individuales en la relación con un@ mism@, así como con los otros, investigando aquellos aspectos que constituyen puntos ciegos, límites, resistencias, al mismo tiempo que tendemos nuevos patrones dirigidos hacia un comportamiento más satisfactorio o conducente para con nuestros propósitos vitales.

Exploramos el territorio consciente de nuestra psique, pero principalmente exploramos el nivel inconsciente. Nos acercamos a nuestros impulsos instintivos y nuestra relación con ellos. A través de líneas de trabajo en torno a la vitalidad, la creatividad, la afectividad, la sexualidad y la trascendencia, generamos una identidad más amplia y congruente para con nuestros valores, motivos y metas personales.

En el espacio grupal se abre un lugar sanador para mirar compasivamente aquellas experiencias de nuestra vida familiar de origen, que han dejado improntas de algunas percepciones confusas o erróneas de la vida. Estas percepciones nos han protegido en el pasado y en el presente nos limitan para crecer. En el grupo humano nos sentimos heridos y en el grupo humano sanamos.

La vivencia de la alegría, el gozo y la inocencia se convierten en última instancia en parada de ruta de nuestro camino vital, para descubrir una y otra vez nuestra verdadera naturaleza profunda.